El vino, o por lo menos el buen vino, es una bebida compleja.

El negocio del vino es igualmente complejo. Especialmente cuando se lo lleva a mercados no tradicionales y se deben tener en cuenta diferencias en la apreciación del producto en sí mismo y en los procedimientos de comercialización.

En ésta instancia es esencial saber identificar las necesidades del cliente y las opciones disponibles en cada caso particular.

Sin esto no hay manera de entender el producto como tal, ni de diseñar la secuencia de eventos que le darán a ese producto una respuesta comercial exitosa, acorde con sus cualidades y con las características de cada mercado en particular.

Nuestro profesionalismo y nuestros conocimientos específicos del negocio están orientados a lograr ese posicionamiento comercial óptimo.

Ese es nuestro rasgo distintivo: la capacidad para identificar y priorizar las necesidades de nuestros clientes, más allá de otras consideraciones, y de aplicar selectivamente nuestro criterios, conocimientos y capacidades a las necesidades de cada caso particular.

Wine, or at least good wine, is a complex element.

The wine business is equally complex. Especially when non-traditional markets are involved and differences in the appreciation of the product itself and in the marketing procedures arise.

In this instance it is essential to identify the customer’s needs and the available options in each particular case.

Without this, there is no way to understand the product as such, or to design the sequence of events that will grant a successful commercial response, according to the product quality and the characteristics in each particular market.

Our professionalism and our specific knowledge of the business are aimed at achieving that optimal market positioning.

That is our distinctive feature: the ability to identify and prioritize the needs of our customers, beyond other considerations, and to selectively apply our criteria, knowledge and skills to the needs of each particular case.